HomeContenido fijoAgustinas Misioneras

Agustinas Misioneras

QUIÉNES SOMOS

 

1 Somos una Congregación de inconfundible acento agustiniano, que comenzó con un grupo de mujeres sencillas y humildes, quienes conjugaron la serenidad contemplativa con el servicio docente. Y un día, sensibles a nuevas necesidades, se equiparon de incondicional disponibilidad y abandonaron su apacible retiro para fundar un noviciado en Madrid, como Comunidad canónicamente constituida, el día 6 de mayo de 1890.

 

Nuestra espiritualidad y forma de vida está marcada por el espíritu de SAN AGUSTÍN que va expresando e impregnando nuestro modo de hacer cotidiano.

 

  • La interioridad y búsqueda de Dios es una de las principales características. Esa dimensión contemplativa desde la que experimentamos a Dios como Maestro interior y le descubrimos actuando en la historia del hombre y del mundo.

 

  • La comunión es la meta a alcanzar para anunciar así la fraternidad que Dios quiere instaurar entre los hombres. Nuestra Comunidades se constituyen en función de la misión para ser signo inteligible de los valores que anunciamos.

 

  • La disponibilidad para ser enviadas a donde los compromisos apostólicos nos soliciten, de modo que hagamos allí presente el REINO por la fraternidad.

 

DÓNDE ESTAMOS

 

3Las urgencias de la misión, han constituido desde el origen el impulso de largo alcance, en un comienzo, por tierras de Filipinas y hoy por Europa, América, África y Asia.

 

Nuestro ideales y realizaciones concretas se centran siempre en la educación y promoción de los “pequeños del Reino” sirviendo preferencialmente en los ambientes pobres y necesitados y en los territorios de Misión.

 

Actualmente las 500 Agustinas Misioneras, extendidas por 15 países, compartimos el Carisma Congregacional vivido como interpelación y perspectiva, desde la misión en España, Italia, Brasil, Colombia, Perú, Argentina, Chile, El Caribe, Argelia, Tanzania, Kenia, Guinea Ecuatorial, Mozambique, India y China. Son ellos los que nos permiten vivir el don que corporativamente nos ha concedido el Espíritu. A ellos nos hemos comprometido a servir, procurando realizar un clara acción educativa que les ayude a crecer en:

 

  • La conciencia de su dignidad.

 

  • La apertura a los valores transcendentes.

 

  • El compromiso con el reino en la creación de una sociedad más justa y más humana.

 

 

CÓMO VIVIMOS

 

Como AGUSTINAS necesitamos estar abiertas a la incitación de la novedad histórica, a la evolución de los cambios y a la creatividad.

 

2 Caminamos procurando ser solidarias con el hombre que ansía convertir el acontecer humano en historia de salvación y necesita nuestra inquietud esperanzada, que a ejemplo de Agustín, y desde una actitud orante y de amistad, se siente invitado a contemplar, interpretar y trasformar el mundo, alentado por la fe en Dios vivo que se hace presencia iluminadora en nuestro caminar.

 

Como MISIONERAS hemos recibido la obligación de abrir brecha y hacer camino. Esta tarea nos compromete en la promoción integral del hombre. Entendemos y vivimos la misión como evangelización liberadora, en seguimiento de JESÚS que realizó su misión con hechos y palabras de liberación, LIBERACIÓN del corazón y de la vida en todas sus dimensiones.

 

 

“Si quieres conocer a una persona,

no le preguntes lo que piensa sino lo que ama”.

(San Agustín)

 

Volver